Vendrá un tiempo en el que, jubiloso,
saldrás a recibirte a tí mismo

en tu propia puerta, en tu propio espejo
y ambos sonreiréis ante la acogida del otro
y dirás, siéntate aquí. Come.

Voverás a amar al desconocido que eras tú.
Sirve vino. Sirve pan. Devuelve tu corazón

al desconocido que te ha amado toda tu vida,
a quien ignoraste por otro,
a quien te conoce de memoria.

Retira las cartas de amor del escritorio,
las fotografías, las notas desesperadas,
desprende tu imagen del espejo.
Siéntate. Celebra tu vida.

Derek Walcott

 

CETAL - Centro de Excelencia en Trastornos Alimentarios
¡Te invitamos a conocernos! Explorá las secciones de este site, encontranos en las redes sociales o visitanos personalmente.